Seleccionar página

¿Hay algo más bonito que el Día de los enamorados?

Llamadnos románticos, pero en Realtus celebramos este día como pocos pueden presumir de hacerlo.

 

Flirteamos unas cuantas semanas.

 

Realtus no se movía de la Web… No iba a buscarte al trabajo, pero tú sabías que si te pasabas por aquí, nos verías.

 

Y así dos semanas… nos mirabas a través de “la ventana”. Si hubiera sido un escaparate habrías dejado tu estela empeñando los cristales.

 

A la tercera te atreviste a indagar… fuiste saltando de página en página. Ya te conocías nuestra portada de memoria. Indagaste en nuestra política de privacidad. Incluso en el aviso legal, y te sentiste reconfortado.

 

Y así otro par de semanas, hasta que empezaste a seguirnos. Tú nos seguías desde el anonimato. Nosotros ya intuíamos que estabas allí. Tanto es así, que te interesaste hasta por nuestra trayectoria profesional.

 

Recordamos incluso el primer día que te acercaste y pasaste tu ratón sobre nuestras pestañas primero, y  nuestro formulario de registro… después. Por inercia pinchaste en él y se te abrió y tú lo cerraste, y miraste a un lado y a otro, pero nadie te había visto y entonces respiraste aliviado.

 

Dejaste pasar otra semana.

 

Luego volviste a las andadas y volviste a seguirnos la pista. Esta vez allí donde dejamos nuestras reflexiones más profundas. Aquí, en nuestro blog.

 

Y viste que somos transparentes. Divertidos, trabajadores y formales. Pero sobre todo que, lo que tenemos, lo compartimos. Nos comprendiste de buen corazón y supiste que si podíamos hacer algo por ti, ese algo tendría que ser bueno por naturaleza.

 

Sin comerlo ni beberlo terminaste pinchando en nuestro formulario. Tu corazón paró de latir, contuviste la respiración. Sentiste todo tu ser agolpado en tus sienes apretando tus mandíbulas. Era ahora o nunca.

 

Y fue ahora.

 

Te registraste en Realtus.

 

Y así empezó “lo nuestro”.

 

Al principio nos veíamos un par de veces por semana… Los viernes y los sábados, que era cuando a ti te venía mejor, al salir de tu trabajo. Y los viernes sólo tras las extraescolares de tus hijos, pero nunca veíamos el sol juntos. De ahí los sábados. Días en los que rematabas tus largas conversaciones. Tenías hasta una frasecita picarona… “sábado sabadete, camisa limpia y cliente”.

 

Después empezaste a quedar también entre semana, cuando comprendiste que tu empleo no peligraba y que nuestra aparición te venía de perlas para llegar a final de mes desahogado. Eso al principio, para darte un capricho de vez en cuando. Después, y ahora, para pagarte las vacaciones y, sí… buscar tú mismo un nuevo piso para ti. Cosas de la vida, precisamente con ProntoPiso, que nos vio nacer. 

 

Sí…

 

Muchos de vosotros estaréis enamorados. Y (esperamos) a todos os aman igual que amáis. Todos y cada uno de vosotros os ama esa persona especial.

 

Realtus puede presumir de recibir el amor de muchísimas personas.

 

Vale… es otro amor. Quizás platónico. Pero concentrar los pensamientos de tantas personas sobre ti bien merecía un artículo en el blog de Realtus para agradeceros vuestro amor y declararos el nuestro.

 

Todas esas personas nos quieren porque confían en nosotros. Saben que cumplimos lo que prometemos y saben, muchas de ellas, que, incluso, por encima de las expectativas.

 

Realtus no defrauda.

 

Hay relaciones que empiezan lentas pero se prolongan toda una vida. Otras apasionadas y con desenfreno. Las hay trascienden y se hacen públicas y las hay, para qué negarlo, ocultas… 

 

Si formas parte de Realtus sabrás de qué te hablamos.

 

Feliz día de los enamorados… de Realtus.

 

 

 

 

¿Eres profesional del sector Real Estate?

Share This