Seleccionar página

En los últimos tiempos hemos visto que hay cierta confusión, sobre todo en Internet, a propósito del “bróker inmobiliario”.

 

Es más, hemos leído incluso, en algunas páginas Web, en algún foro y en más de un blog que bróker y agentes inmobiliarios son equivalentes, cuando no la misma cosa. Y es un error.

 

Precisamente escribimos este artículo para contribuir a esclarecerlo y para que no cunda dicho error, para disiparlo y, en la medida de nuestras posibilidades, sacaros de la duda.

 

Para ello daremos unas pinceladas breves para definiros a cada uno de ellos y ayudaros a distinguirlos. No pretendemos sentar cátedra ni hacer un ensayo sobre el tema, tan solo os explicaremos las diferencias.

 

Procuraremos explicaros, del modo más sencillo, la diferencia entre un bróker inmobiliario y un agente inmobiliario

 

Bróker inmobiliario:

 

No vamos a explicar las diferencias entre un bróker inmobiliario español o estadounidense, ni si quiera europeo para no contribuir a la desinformación. El bróker, en España, suele ser una persona que, de media, ha pasado cerca de un lustro ejerciendo como agente inmobiliario. Sería el veterano que abandona el terreno de juego y pasa a ocupar un banquillo. Quizás el símil no sea del todo perfecto, pero creemos que puede ser ilustrativo.

 

Tras años de experiencia a pie de campo, algunos agentes inmobiliarios pasan a contratar a otros agentes inmobiliarios para coordinarlos, dirigirlos y desarrollar las estrategias de un equipo entero.

 

Agente inmobiliario:

 

El agente inmobiliario hace el trabajo de campo, pero es el bróker el que firma la venta del inmueble y después paga al agente que ha hecho la gestión. Visto así cabría pensar que el agente se lleva la peor parte del oficio, peor ahora os explicaremos qué mantiene el equilibrio entre ambos y el porqué de los mutuos beneficios.

 

Es cierto que el agente enseña los pisos y acompaña a los compradores. Pero el bróker, para llegar a serlo, ya ha hecho las funciones del agente, durante años. Es más, no podrías ser un buen bróker sin la experiencia atesorada en esos años.

 

Una vez que el bróker “cuelga las botas” ocupará la mayor parte de su tiempo ejerciendo otras labores: tendrá trabajo como relaciones públicas, hará las funciones de Recursos Humanos para reunir al mejor equipo de agentes posible. Será quien consiga los inmuebles que después venderán los agentes, aunque él sea quien remate la operación. Proporcionará su experiencia y su asesoramiento a quienes formen parte de su equipo… La verdad es que no hay dos brókeres iguales, pero todos incluirán las tareas descritas y algunas otras que hayamos dejado en el tintero. Por ejemplo negociar con agencias inmobiliarias y formar equipos que puedan trabajar por libre o integrarse en estructuras mayores gracias a sus habilidades negociando. Habilidades imprescindibles para ir por libre (agentes + bróker) o siendo parte de otra realidad más grande.

 

Esperamos que os sirva este artículo para comprender las diferencias entre unos y otros.

 

Si quisiéramos trasladar ambas figuras a ProntoPiso/Realtus, diríamos que ProntoPiso ejercería la figura de ése bróker, siendo como es, una inmobiliaria digital aportando el músculo, la experiencia y los recursos de un equipo fuerte y profesional. El agente inmobiliario serías tú y, en este caso, contarías con toda nuestra infraestructura y libertad de movimiento para que puedas trabajar a tus anchas. Y Realtus

 

Realtus es la herramienta que hace todo esto posible.
Es el nexo entre ProntoPiso y tú y es quien nutre a nuestros agentes con inmuebles para vender, asesorías y las mejores condiciones laborales y de honorarios para agentes inmobiliarios que encontrarás en todo el mercado inmobiliario español.

¿Eres profesional del sector Real Estate?

Share This